Psychobúsqueda

20170730

Variaciones indo-árabes con Baligh Hamdi & Magid Khan

Este trabajo me lo encontré por casualidad en una tienda de discos de segunda mano en el año 2003 y es una auténtica joya. 

Todo comenzó cuando el compositor egipcio Baligh Hamdi [+1993] escuchó la música del sitarista hindú Magid Khan, quien se encontraba de visita en El Cairo. Hamdi había estado ampliando los horizontes de la música egipcia y árabe incorporando órganos, guitarras eléctricas, moogs y saxos desde finales de los años cincuenta, y su encuentro con Khan fue un nuevo desafío. 
El músico egipcio Baligh Hamdi
El álbum resultante se llamó Indo Arabic Variations [1980] y contó con el apoyo de la orquesta de Abdelhalim Hafez. La incorporación de tablas hindús y tambores árabes realzó la mezcla natural entre ambos estilos.

Al final, lo que yo creía un disco totalmente desconocido ha acabado siendo una obra de arte alabada por la crítica internacional, con cientos de citas en Internet. El disco se puede disfrutar completo en Youtube.

 

20170723

Blesa, el "amigo de", se suicida

Miguel Blesa no tenía talento. No era empresario. No era banquero. Era tan sólo un "amigo de". El "amigo de" es un personajillo muy corriente en la sociedad actual, tanto en las altas esferas como en las bajas. Éste, en concreto, había llegado donde estaba porque compartió patio de colegio con don José María Aznar y don Juan de Villalonga. Era uno de los exponentes del pelotazo aznarista.

Blesa estaba metido en todos los fangos. Caja Madrid, fusiones bancarias, rescates del sector financiero, tarjetas black, la estafa de las preferentes, los papeles de Panamá, y un largo etcétera. Le esperaban varios juicios, y se podía ir de la lengua. 
Chistes Pinch
La autopsia dice que se ha suicidado disparándose en el pecho con una escopeta de caza [?]. Otros dicen que lo han sacado de en medio. Hay una tercera vía, a la romana: que haya sido invitado a suicidarse. Hagan sus apuestas, señores. 

20170715

Fórmulas infalibles para triunfar

La ópera rock fue un género que gozó de cierto caché en los años 70's. Era un formato donde todos los cortes de un long-play estaban ligados a un guión. Desde el primer tema al último se narraba una historia, ligada normalmente a un personaje. Célebres fueron discos como SF Sorrow [la más antigua, de los Pretty Things], The Lamb lies down on Broadway [Genesis], The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars [Bowie] o The Wall [Pink Floyd], aunque sin duda alguna fueron The Who quienes más intensidad pusieron en este género discográfico, con Tommy y Quadrophenia.

El género cayó en desuso a principios de los años 80's, con la llegada del punk y la new-wave. No obstante, el grupo español Los Mojinos Escozíos lo rescató del olvido en 2003, con la publicación de Opera-Rock Triunfo.

El disco narra la vida de un personaje "ficticio", cuyo nombre es Federico, que quiere "triunfar" en el mundo de la música.
Retrato robot de Federico

Federico vive rodeado de "grandes talentos" de la canción ligera, muchos de los cuales estarían mejor reponiendo bolsas de ganchitos de queso en las estanterías de un supermercado. 
Un grupo de canis gilipollas echando gorgoritos al aire sueña con triunfar en eso de la música. Federico sobresale notoriamente en esa panda. En el Acto I de Opera-Rock Triunfo, titulado Tó er día cantando, se describe la infancia de Federico y su obsesión por dar el cante. No obstante, su enorme talento para cantar en la ducha no es suficiente. Decide contratar a un manager y le pide consejo para poder triunfar. Este es el consejo:

20170712

La bromita del billete de 0 [cero] euros


A iniciativa de la ciudad alemana de Kiel, el Banco Central Europeo ha emitido un billete de 0 euros. 

¿Surrealista? Sí, pero es lo que hay. El dinero actual es una fiat currency [o sea, que no vale una mierda], cosa que Mario Draghi ha querido dejar clara con la emisión de este singular billete. El artefacto tiene todo lo que se pide de una moneda de curso legal: sello holográfico, elementos de relieve, hilo de seguridad en cobre, marcas de agua y número de serie. Eso sí, si quieres uno tienes que pagar 2.5 euros. Es como el timo de la estampita, pero en billete. 

Después del invento de los tipos de interés negativos [traducción: le doy dinero a mis amiguetes por pedir préstamos] este engendro es como la guinda en el pastel de la estafa financiera global. 

Utilidades de este billete. 

Por ejemplo, alguien te pide dinero en el metro. Es el momento de demostrar que no llevas nada encima. Nada = 0, eso es evidente.

Peligros del nuevo billete de cero euros. 

Si tenéis la fortuna de trabajar, cuidado. Puede que la empresa os quiera pagar en efectivo y lo haga con billetacos de estos. No os hagáis ilusiones con sacar dos euros y medio con el trapicheo en el mercado de los coleccionistas.  Cuando paguen todas las nóminas con esta porquería se producirá una hiperinflación de papel inservible y dicho mercado colapsará. Estáis avisados.

Propinas.

Ni se te ocurra dar propinas con esta cosa. Te pueden estampar un langostino en la cara, como poco.

20170706

¿Qué hubiera pasado si Georg Elser mata a Hitler en 1939?

La historia de Georg Elser es sobradamente conocida. En Internet se pueden encontrar cientos de artículos [aquí uno muy completo] sobre su increíble hazaña. Este carpintero suabo tuvo la oportunidad de cargarse a Hitler él solo. Para ello trazó un plan muy ingenioso, todo un prodigio de planificación, destreza, meticulosidad y perfeccionismo. Le faltaron dos palmos para perpetrar el crimen perfecto.

Hitler tenía previsto dar una charla en la Bürgerbräukeller de Múnich [la cervecería donde dio sus primeros discursos y en la que se hizo con las riendas del partido nazi] el 8 de noviembre de 1939, dos meses después de comenzada la II Guerra Mundial. En esa fecha se conmemoraba a los caídos en el intento de golpe de Estado contra el gobierno regional de Baviera en 1923, donde 16 nazis murieron en las refriegas contra la policía y la milicia, en lo que se conoció como Putsch de Múnich o Putsch de la cervecería.

Conocedor de ello, Elser se coló en la cervecería todas las noches durante un mes. A la hora de cerrar se ocultaba silencioso en los lavabos y una vez se había marchado el personal comenzaba su labor. Lo primero que hizo fue retirar un embellecedor de madera que cubría una columna situada a poca distancia de donde colocaban el atril de Hitler. Algunas versiones indican que usó un martillo de relojero para escarbar detenidamente en el revestimiento de yeso y cemento de la columna. Al parecer sacó un par de ladrillos de la misma y una vez conseguido un hueco lo suficientemente grande metió dentro de él dos cargas de dinamita [otras versiones hablan de explosivo plástico] Luego colocó un detonador de fabricación casera, unido a un sofisticado temporizador, fabricado por él mismo con dos relojes, revistió el hueco con una protección de aluminio para que el dispositivo no se moviera y lo insonorizó con sendas placas de corcho para evitar que el tic-tac de los relojes revelara la trampa. Finalmente, fabricó en su taller una nueva moldura de madera para sustituir la que había dañado, imitando perfectamente los adornos y el barniz de la plancha original. Elser cuidaba los detalles de tal forma, que no dejaba ni una mota de yeso en el suelo antes de marcharse. [Ver documental sobre los preparativos]

Sobre el orígen del explosivo hay dos versiones. La primera es que se trataba de dinamita, que Elser robó de una mina, y la segunda, que lo consiguió trabajando en una fábrica de armamento y que era explosivo plástico. 

El temporizador aún causa asombro hoy en día por su ingenio. Los dos relojes tenían como finalidad hacer explotar su bomba con un margen de 144 horas, tiempo suficiente para llegar a Suíza en tren.

Al respecto cabe decir que Elser era un profesional muy capacitado en varios campos. Había trabajado con explosivos, era carpintero con años de experiencia y trabajó en una fábrica de relojes en Constanza [Suíza] durante un tiempo.

Sin duda alguna estamos hablando de un genio. Un genio al que le faltaron 10 minutos para cargarse a Hitler, Joachim von Ribbentrop, Joseph Goebbels, Hans Frank y otros importantes jerarcas nazis presentes en el acto. Sin embargo...

El atentado falló

De forma poco intencional, el líder de los nazis siguió los principios básicos de los manuales de inteligencia, contrarios a los horarios fijos, las rutinas de comportamiento y los itinerarios previsibles. Hitler se marchó antes de lo habitual porque tenía que regresar a Berlín en tren, dado que el mal tiempo le impedía hacerlo en avión. Los preparativos de guerra le tenían ocupadísimo.

Ocho minutos antes de que estallara la bomba los gerifaltes del partido se habían subido en un coche en dirección a la estación de tren. Hitler se enteró del atentado con un comunicado de la policía a su paso por Nuremberg. Curioso.
Ufff! De buena me he librao!
La bomba de Elser 'sólo' mató a ocho "camisas marrones" [miembros de las SA] y a una camarera. Y ahora viene...

Lo que no cuadra.

Elser intenta pasar la frontera con Suíza de forma clandestina y es detenido en un control rutinario de la policía. En su bolsillo encuentran una foto de la Bürgerbräukeller con la columna de la bomba señalada con una aspa roja!!!, unos alicates, unos fusibles y restos de un detonador.... Pero vamos a ver... ¿un individuo tan metódico como este podía cometer semejantes errores? A lo mejor es verdad que la confianza mata al hombre.

Teorías conspirativas

Como siempre, un hecho de estas características despierta todo tipo de suspicacias e intentos de instrumentalización por parte de la propaganda. Nadie quiso creer que Elser había actuado solo. Goebbels pronto le encontró una gran utilidad al evento, a fin de incrementar el odio hacia los británicos entre la población alemana. Inglaterra y Francia le habían declarado la guerra a Alemania, pero en noviembre de 1939 ninguno de los dos países tenía capacidad de defender a Polonia o movilizar tropas para invadir Alemania. De modo que se producía un curioso fenómeno, que los alemanes llamaron sitzkrieg [Guerra Sentada] La guerra se había declarado, pero no se había iniciado. Se limitaba sólo a la conquista de Polonia por parte de los nazis. De modo que los alemanes no tenían motivo alguno para odiar a la Gran Bretaña. Goebbels vio una gran oportunidad en el atentado de la cervecería para ligar a Elser con dos miembros de la inteligencia británica que habían sido capturados en Venlo [localidad holandesa cercana a la frontera alemana], los cuales pretendían secuestrar a Hitler, con la ayuda de traidores captados dentro del partido nazi.

Otros en cambio, se afiliaron a la tesis del autoatentado. Los nazis eran expertos en montajes donde un enemigo fantasma atacaba a Alemania, ya fuera en Polonia o los Sudetes, siendo el más famoso de los eventos el incendio del Reichstag por parte de un supuesto comunista holandés.

Sin embargo, esta vez, al parecer, ninguna idea conspirativa era válida. Elser era el más peligroso de los "terroristas", porque, según todos los indicios, actuó en solitario, sin decirle ni mú a nadie. Hoy en día está considerado un héroe en Alemania. Plazas, calles y auditorios de todo el país llevan su nombre. Sin embargo, el "ejemplo Elser" supone la amenaza más temida por el Poder.

Ucronía: ¿Qué hubiera pasado si Elser mata a Hitler?

Un atentado no sólo puede ser instrumentalizado, sino que cabe valorar sus consecuencias a corto, medio y largo plazo. Elser aseguró que con su acción pretendía "frenar la guerra". Eso es completamente ingenuo. La guerra no era un interés exclusivo de Hitler y su camarilla. Era producto de la necesidad de un capitalismo en crisis y un negocio muy lucrativo para muchos sectores financieros e industriales en varios países, no sólo en Alemania. El capitalismo es un sistema enfermizo que cuando entra en barrena no tiene otra solución que la guerra. Se puede comprobar incluso hoy en día. [Ver: Goldman Sachs dice que se necesita una guerra o una gran recesión para acabar con la falta de volativilidad en los mercados. [sic]. Es una "receta" clásica del capitalismo con reúma.

Para detener la II Guerra Mundial no bastaba con matar a Hitler. Sin duda, la desaparición del austriaco hubiera supuesto una merma en la idiosincrasia del régimen nacionalsocialista, pero, a la vez, hubiera soliviantado los ánimos dentro del partido, lo que habría reforzado el poder y la furia de algunos de sus miembros. Aunque pueda parecer increíble, había dos tipos que todavía eran más cabrones que Hitler. Uno era un hombrecillo llamado Heinrich Himmler, fundador de las SS y líder mesiánico del nazismo; y el otro, su pupilo Reinhard Heydrich, un tipo que abría las ostras sólo con mirarlas.
Este "dúo dinámico" tenía un protagonismo cada vez mayor dentro del Régimen, con lo que un III Reich dirigido por ellos hubiera sido mortífero. A fin de cuentas, muchos análisis contemporáneos culpan a Hitler de un montón de malas decisiones militares, que llevaron a que Alemania perdiera la II Guerra Mundial. Si Elser se lo hubiera cargado, las consecuencias a largo plazo podrían haber sido contraproducentes.

Heydrich es una pieza muy útil en este análisis. Murió en un atentado en Praga, esta vez sí, organizado por los servicios secretos británicos y ejecutado por fuerzas de élite checas. Las consecuencias de todo ello fueron terribles. Los nazis, enfurecidos, mataron a la practica totalidad de los adultos de Lidice, una localidad situada al norte de Praga. Muchos se preguntan si valía la pena matar al verdugo nazi, habida cuenta las consecuencias a posteriori. Matar al "protector de Bohemia y Moravia" no evitó que los nazis siguieran con sus espuelas clavadas en la espina dorsal de Checoslovaquia. Dicen que algunos jerarcas nazis se sintieron aliviados, porque la verdad es que Reinhard Heydrich daba mucho miedo. Se cree que el propio Himmler era uno de ellos.

Imaginárse a Heydrich como nuevo fúhrer va más allá de toda película de terror.

13 Minutos: película sobre la vida de Elser:

20170702

Curtis Lee & The KCP [o] International Kansas City Playboys

Este es el típico disco del que resulta prácticamente imposible saber nada sobre sus intérpretes, procedencia, etc. Actualmente este estilo se cataloga con la etiqueta Northern Soul, y cabe decir que se trata de un soul muy cañero y potente. Al parecer el sencillo fue publicado en USA como Internacional Kansas City Playboys y en el Reino Unido como Curtis Lee & The KCP. El grupo tuvo su origen casi con toda seguridad en Detroit. El cerebro en la sombra era un productor/compositor llamado Jack Taylor. Por el estilo, el tema fue probablemente editado en 1966 o 1967. Eso es todo lo que hay.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas